POEMA VIII.

01/09/’14

http://inspiraciongab.blogspot.com.es/2014/09/poema-viii.html

Quisiera un día para hacernos el clavel,
como si por casualidad nos pudiésemos
mover soñando a otros quizás
más apetecibles que estos de cal,
otros centros a los que rendirnos
y despedir el ahora en vela bajo las mantas,
cintas desacompasadas probando el ritmo
de las libélulas ocultas en el otoño

otros centros de cal como el volumen derruido,
o los pájaros sin canto
surcando dormidos la noche,
y cal tras la memoria,
cal tras las hazañas,
tras de mí, tras de ti, tras todo.

No veía el día de hacernos el clavel,
una luz nacida por fuerza del alabastro,
hacernos bandas sujetas a las cosas
desastrosas que impedían los fuegos
que querían ser libres,
como el niño sin palabra,
la vida sin muerte,
el perro sin gato

maullando yo tu nombre tras la puerta
que corría como agua en suelo sordo,
viviendo la luna sin mis pies,
rasgando la voz incesable como el adulto que no medra.

No son tiempos fáciles para el amor cortés.